miércoles, 16 de diciembre de 2009

No estoy atado a ningún sueño ya, las habladurías del mundo no pueden atraparnos...

Palabra Escrita,
Palabra Oída,
Palabra Descrita,
Palabra Ardida,
Palabra Marchita,
Palabra Perdida,
Palabra Vendida,
Palabra Bendita,
Palabra Robada.

Propuesta,
Expuesta,
Dispuesta,
Compuesta,
Respuesta,
Supuesta.

Niégome a la maculada
concepción
de la siempre tribulada
depresión
naciente de la domada
sociedad.

One Love!

lunes, 14 de diciembre de 2009

So give me coffee and tv easily...

En realidad eran las 12 del día cuando se despertó la taza de café en el fregadero. Con dolor de asa y sabor de café recordó como es que odiaba tanto su vida... Primero era la taza más brillante del estante de la tienda y ahora desportillada del canto y opaca por el uso y las inmisericordes fibras se sentía fea, usada y taciturna.

La pobre taza se sentía impotente por no poder hablar y exigir a grito pelado que no le vertieran el café tan caliente, le parecía estúpido que lo sirvieran a esa temperatura si de todos modos le pondrían agua fría para mediar su temperatura... ¿Porqué no fui una martinera? preguntaba sollozante la pinche taza quejumbrosa...

Los mudos lamentos del añil traste viéronse interrumpidos por manipuladoras manos con guantes rosas de latex que le fregaron con inmisericordes fibras que siguieron a un chapuzón de agua y jabón líquido para después darse un nuevo chapuzón en agua corriente.

Mientras la taza pendía bocabajo sobre el escurridor, la taza exclamando ofensas que podrían bien sonrojar a un albañil se preguntaba: ¿para qué carajos usan guantes si el jabón dice que no maltrata las manos?

One Love!

We're flying high, we're watching the world pass us by, never want to come down, never want to put my feet back down on the ground...

"En la arena
se ha bañado la sombra
una, dos
libélulas fantasmas..."
--José María Egurén


La vida es básicamente un cúmulo de experiencias erróneamente aplicadas a situaciones propias y ajenas, pero en eso radica la belleza de la misma.

El niño no aprende a no jugar con fuego hasta que no se quema la mano y yo por mi parte me he chamuscado en demasiadas ocasiones y no sólo la mano sino la vida entera, pero la verdad es que me he divertido demasiado intentando ver a Satán del otro lado de la fogata.

La carga genética es una constante en nuestro mundo y vengo de familia de tahúres por lo cual el azar es algo que no se toma a la ligera ni mucho menos se le deja andar por ahí tan campante como quinceañera en verano, no, el azar no es algo permitido en este mundo ni en ningún otro, aunque siempre es satisfactorio de vez en cuando darle un chance previa veladora prendida a la Dama Suerte y es que lo inesperado siempre tiene su agridulce.

Las cosas de la vida no las puede controlar uno, los accidentes ocurren y en su mayoría nos agarran con los calzones abajo, pero es justo eso lo que le da sabor; calcular todo puede sonar absurdo pero se vuelve costumbre, es como traer reloj, si uno lo trae a la muñeca invariablemente cada determinado tiempo volteará a verle volviéndose una obsesión imperceptible para el pobre incauto que cree que tiene el tiempo en sus manos y que peor aún cree que le controla.

El tiempo es muy parecido al amor, cree uno que puede cuantificar una variable cósmica tan subjetiva como Dios mismo; Uno se puede crear mil explicaciones y mil y un teorías de como poder atrapar un poco de energía o un mucho dependiendo de la concepción de cada individuo, pero lo que en realidad es causa no de risa sino de soltar tremenda carcajada es como el hombre cree que tiene el control sobre todo y todos.

Creo yo que si bien no tengo los años que siquiera aparento, el tiempo ha sido el mejor maestro mío y creo que yo he sido un pésimo estudiante pero no por eso no aprendí, a estas alturas de la vida me siguen sorprendiendo las cosas más simples de la vida, como la simetría de las mariposas y el olor de los libros viejos, el estruendo del gran azul en la tormenta y las nubes de formas caprichosas.

Creo que soy un niño viejo.

One Love!