miércoles, 29 de abril de 2009

El eclipse no fue parcial y cegó nuestras miradas, te vi que llorabas, te vi que llorabas por él, té para tres...

La tierra tiene una inclinación de 23.45°, tarda 23 horas, 56 minutos y 4 segundos en rotar sobre su propio eje y tarda en recorrer una órbita elíptica de 930 millones de kilómetros alrededor del sol 365 días, 5 horas y 47 minutos a una velocidad promedio de 106 000 km por hora, es decir, siempre estamos en constante movimiento.


Si por alguna extraña razón el planeta súbitamente se detuviera en seco, hipotéticamente, la mitad de la población del mismo saldría proyectada hacia el espacio a una distancia infinita con velocidad cero (la otra mitad moriría aplastada contra el planeta), debido a que si el planeta se mueve a una velocidad promedio de 29.5 km/s, la velocidad de escape que se necesita en la tierra es de sólo 11.186 km/s.

Esto a mi manera de ver las cosas significa que el movimiento es lo normal y que quedarse estático es peligroso, yo por mi parte estoy en constante movimiento práctico, pero en realidad estoy atorado con algo que no debería de estar y eso es peligroso, mi mente puede salir volando hacia el infinito si continuo así...

One Love!

lunes, 20 de abril de 2009

Y si te niegas a escucharme yo te pediría que recuerdes todo el tiempo de noche y de día que pasabamos juntos en el café...

Hay momentos en la vida en los cuales las palabras no sirven para expresar las inconveniencias que se presentan ante el marco inoportuno de la memoria persistente, ocasiones donde uno preferiría no tener pasado, ni presente y seguramente futuro tampoco para así vivir cómodamente en un limbo, nada a la derecha, nada a la izquierda, nada atrás, nada adelante, nada arriba, nada abajo, nada dentro, nada afuera, nada de nada.

La razón es la que nos dice que sendero seguir, pero sólo a putazos por otros caminos es que lo tomamos, ya un poco maltrechos comenzamos a caminar por aquella ruta marcada por la cual debimos de haber andado desde un principio. pero el avanzar por esta línea no es fácil, al contrario, los fáciles son aquellos en los cuales nos desmadramos y nos dejamos desmadrar tan gustosamente.


Yo por ejemplo, trato de caminar por el sendero correcto, lejos ya de tantos vicios de mi juventud como la inconstancia y la desidia, vaya, que era un vago wevón, pero un 19 de mayo del año pasado decidí cambiar, se lo conté a la persona que más me conoce en este mundo y en la que más confío y emprendí mi marcha por el camino que considero es el correcto, en un mood muy a la Renton me dije a mí mismo: "Choose Life"...

No siempre es fácil hacer lo correcto, uno puede saber cual es la mejor opción y no tomarla, simple y sencillamente porque no, porque no quieres, porque no te da la gana o porque crees que puede haber algo mejor, incluso puedes saber que no hay algo mejor, pero es esa pinche curiosidad... El refrán dice: "No se le pueden enseñar trucos nuevos a un perro viejo", el A77aque dice: "No te pudiste aguantar", Mosco dice: "¿Porqué chingados no?".

Hay veces que avanzo más, otras menos, y he hasta llegado a creer en ocasiones que he retrocedido, pero sé que estoy en el camino correcto, rápido o lento, no importa, algún día he de llegar, claro si no se interpone alguna enfermedad, hay epidemia de influenza y con la racha que me cargo, pues no suena ni tantito difícil que me diera y una tercera enfermedad al hilo, pues, me causa cierto escozor pensar en lo que podría pasar...

Realmente no sé que quería escribir o mejor dicho, no sé ni que escribí, creo que hubo algo que leí en la semana que me hizo enterarme de algo que no me hubiera gustado saber y me sacó un poco de pedo.

One Love!

jueves, 16 de abril de 2009

Ya mejor me desafano, yo me voy pa' Tepoztlán pa' ser más espiritual, ahí nos vemos mi hermano, no sé qué tienen mis ojos que ya ven puro animal...

Cuando por el tráfico manejo, es fácil para mí darle rienda suelta a eso de la introspección, me relajo, subo el volumen y me dedico a gritar impunemente las canciones que se estén tocando en ese momento y me pongo a pensar, Tom Waits ha sido el más escuchado en mi bello vehículo y me es imposible no repetir una y otra vez San Diego Serenade, pero hoy fue diferente, durante la quinta vez que la escuchaba y cantaba, un rostro desconocido se asomó por mi ventana, dijo algo que lógicamente no escuché, así que le bajé al sonido y curiosamente le pregunté: ¿cómo?

Una mujer de no más de 30 años, no bonita, no fea, de piel canela y cabello azabache comenzó a decirme que se disculpaba por interrumpirme, pero que se veía en la penosa necesidad de pedir mi ayuda, en mis adentros pensé: esta mujer quiere dinero, hice un rápido conteo mental del dinero que tenía en la bolsa y en la cartera, esto último sólo por hacerlo pues lógicamente no le iba a dar nada del contenido de la misma, cuando sin dejarme siquiera contestar, empezó una muy extraña conversación:

Mujer: La verdad es que sí me da mucha pena, pero tengo que probar mi suerte, yo no soy de aquí, ¿tú tampoco eres chilango verdad?

Mosco: Ahm...

Mujer: Sí, tienes cara de no ser de aquí.

Mosco: Pues sí, soy chilango.

Mujer: ¡Uy! Pues a ver cómo me va, fíjate que ando viviendo como limosnera, yo soy de Michoacan, pero me acaban de deportar de los Estados Unidos, vivía en un albergue, pero querían abusar de mí así que me tuve que salir de ahí y ahora estoy durmiendo en la calle y pidiendo dinero para comer.

Mosco: ¡Uy!

Mujer: Sí, es horrible, la verdad es que entiendo que como chilango sabes lo difícil y peligroso que es esta ciudad y por eso te quiero pedir un favor, ¿hacia dónde vas?

Mosco: Pues...

Mujer: Es que quería pedirte si pudieras llevarme a Bellas Artes.

Mosco: ¿Huh?

Mujer: Es que allá están mis hijos...

Mosco en pensamientos: ¿Qué pedo con esta mujer? Yo creía que le daría $3 y con eso se iría, no tiene la ropa sucia, así que no creo que duerma en la calle, a menos que sea la vagabunda más pulcra del mundo, a la mejor dejo que se suba a mi carro, saca una pistola y me vuela la tapa de los sesos por los miserables $55 que traigo entre cartera y bolsa del pantalón o podría ser que durante su corta o larga estadía en el otro lado del río conoció a Tom Waits, y al escucharme berrearlo se acordó y se sintió en confianza o quizás es de los zetas y me secuestra y me saca algunos órganos y pone droga en mis cabidades y me cruza o igual y ella es lo que dice y yo soy un hijo de puta por no ayudarla.

Mosco: La verdad es que no voy para allá (sí iba), si no con mucho gusto te ayudaba...

Mujer: No, no te preocupes, yo entiendo... Abusando de mi suerte y con gran pena, ¿tendrás algo de dinero que me des? No mucho, con $50.

Mosco: La verdad es que no traigo mucho dinero.

Mujer: Sí, no te preocupes, hasta con $20 está bien.

Mosco: No, en realidad no traigo mucho dinero, tengo $5.

Mujer: Bueno... pues sí, sí está bien, gracias y perdón por la molestia.

Tomó la moneda y se fue, y yo no pude evitar pensar: ¿En realidad creía que le iba a dar $50? ¿Tengo cara de banco o qué? Después pensé: ¿y si todo lo que dijo fue verdad? Pues ni modo, ya me tocará pagar mi falta en algún momento.

One Love!