sábado, 31 de enero de 2009

Wishin', and hopin', and thinkin', and prayin', planning and dreamin' each night of his charms. that won't get you into his arms!

"Pienso que el sueño existe porque existo;
pero si contra el mundo cruzo rostros
y de ligeros vientos alzo vuelos,
túnicas que no han de vestir estatuas,
y con palabras que después desaparecen,
violadas de improviso,
evoco su mirada y sus palabras: "cielo", "vida"
que eran como un andar a oscuras,
tan tristes como yo y como mi alma,
como cuando la noche se derrumba
y viene hasta mis manos decaída,
pienso que existo porque el sueño existe."
--Alí Chumacero


Anhelo es una palabra furiosa pese a lo que la gente pueda pensar, es desear con vehemencia conseguir cualquier cosa, mucho más fuerte que la esperanza que a mi parecer es algo tíbia.

Anhelar es desear algo fervientemente, es necesitar algo, lo que sea, pues es vital conseguirlo.

Hay muchas clases de anhelo, anhelo de amor, anhelo de paz, anhelo de justicia, anhelo de sinceridad, anhelo de certeza, anhelo de seguridad, todos ellos son necesidades primarias del hombre, anhelar es desear lo que no tenemos y nos hace falta.

El anhelo es distinto de la fe, la fe es creer en algo sin la necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, Sto. Tomás de Aquino dijo: "Tiene mucho más mérito quien cree sin ver que quien cree viendo".

Yo siempre fui un hombre de fe, siempre creí sin ver, nunca me senté a reparar en las consecuencias de seguir un camino de fe. No me refiero con llevar un camino de fe a la vida del monasterio, si bien existe una serie de nombres extraordinarios entre las filas del ejercito eclesiástico como el de San Charbel Mahklouf (de quién soy un ferviente devoto), no creo que esa vida ejemplar de privaciones y oración sea para mí, no por falta de cualidades pues la Teología siempre ha sido de gran interés para mí, pero creo que en realidad es de cada persona el elegir el sendero que le llevará a encontrar la verdadera fe, que no a Dios, pues es concepción particular de cada quien el encontrarlo.

Dios es un sólo, no importando la religión, puedes llamarlo Yavéh, Alláh, Huitzilopochtli, Vishnú, Krsna, Inti, Buddha... Y así como hay mil formas de llamarlo, hay aún más formas de adorarlo, pero en todas las religiones del mundo el común denominador es la fe.

Pero la fe no es exclusivamente para Dios, un animal tan polifacético y abigarrado como lo es el humano es capaz de expresar fe por muchas causas y en pos de esas mismas dar rienda suelta a sus más grandes anhelos e incluso albergar una esperanza.

Antes, este humilde servidor y adicto al placer ajeno que la gente en general conoce como: Mosco, tenía una fe inquebrantable y la fuerza suficiente para lograr sus anhelos, ahora simplemente espera poder concretar su meta más próxima que es a la vez, la más importante de su vida.

One Love!

viernes, 30 de enero de 2009

And if you could drive, you could drive her away to a happier place, to a happier day... Little 15...

"...Como un día me la diste
viva tu imagen poseo,
que a diario lavan mis ojos
con lágrimas tu recuerdo."
--Salvador Novo


Ayer tuve una plática interesantísima con un farol que iluminaba intermitente un maltrecho pedazo de banqueta. El farol me hablaba de cómo fue la revolución de las minifaldas y la quema de brassieres y sobre que tan fea es la muerte por congestión alcohólica. Impresionado por sus hazañas (había iluminado en una cálida noche de abril al mismísimo Emiliano Zapata), yo no tuve otra opción que ensalsar mi obra y decirle: "yo escribo en un blog".

One Love!

jueves, 22 de enero de 2009

I am the passenger and I ride and I ride... Singing: La la la la la la la la...

"¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?"
--Jorge Luis Borges.


Esta entrada es una especie de continuación de la anterior (Si de nada sirve vivir, buscas algo porque morir...), y me encantaría decir que es parte de una trilogía, la primera parte fue sobre el miedo, esta dedicada a la muerte, pero dudo tanto que exista la tercera parte dedicada a la resurrección, así que ni siquiera hablaré de ella pues está a años luz de este pobre condenado a la muerte en vida.

La muerte es lo único seguro que tenemos, nada es tan absoluto, ni siquiera la vida, el ser concebido no te garantiza siquiera salir vivo del útero.

La existencia no es más que un solo camino con dos carriles, no hay tres, no hay cuatro, pero estos carriles están separados por línea intermitente y es muy fácil cambiar de uno a otro a lo largo del mismo. Esta carretera existencial no es tampoco muy complicada, o estás vivo o estás muerto, pero nunca dejas de estar, la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma, y es por eso que estamos creados de lo mismo que las estrellas, por eso uno es capaz de encontrar la luna en otros ojos.

Para el hombre la muerte significa el término de algo, de su vida, quizás de un ciclo, de un lapso, de un camino, para mí la muerte no existe, no existe por que nada termina, es simplemente un proceso natural de cambio de carril, a veces se ponen direccionales, a veces no, pero no hay forma de evitarlo, ya sea para rebasar, o para sortear algún obstáculo, pero creo que el cambiar de carril, no implica necesariamente la muerte, más bien implica a la ausencia de vida.

La ausencia de vida se puede dar a muchos niveles, pero básicamente todo se resume a lo mismo, la ausencia. La mayoría de las personas buscan llenar agujeros, crear una distracción que si bien no puede ocupar el espacio vacío en su interior, lo hace por lo menos para su retina, por ejemplo, el típico oficinista de cubículo que pone un calendario con la foto de un bello girasol sobre la mampara, justo arriba de su monitor, atrevido pensamiento sería el conservar uno de verdad, pero la imagen sólo se mezcla con el inerte entorno.

La vida se puede ir en una infinidad de formas, y nosotros la dejamos escapar de otras tantas, la vida pudo habérsenos ido tiempo atrás y nunca nos dimos cuenta, sólo lo hicimos cuando alguien nos hizo notar que ya no respirábamos.

Cuándo alguien que se encontraba en el otro carril del camino debido a la ausencia de vida de pronto regresa al carril indicado, es una sensación indescriptible, es cómo ver la luz después de una noche eterna, es increíble cuando la sangre vuelve a correr por las venas, sangre de vida, capaz de llegar a todas las células del cuerpo y reanimar hasta la punta del último cabello. El corazón bombea a su máxima capacidad y está destinado a apresurar su marcha cuando el motivo que le hizo despertar de su letargo se encuentra cerca. La vida vuelve con un aumento de ritmo cardíaco y paradójicamente con una pérdida de aliento.

Pero, ¿qué pasaría cuándo después de volver a la vida, se tiene que volver al carril de la ausencia?

Hay corazones que poseen mayor fortaleza que otros, y son capaces de funcionar a la perfección después de varios cambios de carril, hay otros que no, que cada vez que atraviesan sobre la intermitente línea amarilla de separación pierden fuerza y terminan atrofiándose.

La ausencia de vida es algo tan natural en la existencia como la vida y la muerte, es la transición, es el intermedio y es por eso que es tan destructiva, es capaz de arrancar al sol del día y a la luna de la noche, porque ciega, ciega y pierde al conductor que tan sólo busca hacer de ese camino lo mejor posible, pero claro, no es el único motivo de ceguera, no sólo la oscuridad, también demasiada luz hace lo propio en las pupilas y el oído generalmente es muy torpe para poder guiar al conductor por el carril correcto, salvo contadas y magníficas excepciones claro está.

Oh the passenger,
Oh how he rides,
Oh the passenger
He rides and he rides,
He looks through his window,
What does he see?
He sees the bright and hollow sky,
He sees the stars come out tonight,
He sees the city's ripped backsides,
He sees the winding ocean drive,
And everything was made for you and me,
All of it was made for you and me,
Cause it belongs to you and me,
So let's take a ride and see what's mine...

Para dejar de jugar entre carriles es necesario encontrar más causas de vida, pero, ¿qué pasa cuándo una causa de vida es la que nos sacó del carril correcto?

One Love!

domingo, 18 de enero de 2009

Si de nada sirve vivir, buscas algo por que morir...

"...Quisiera hablar de ti a todas horas en un congreso de sordos,
enseñar tu retrato a todos los ciegos que encuentre.
Quiero darte a nadie
para que vuelvas a mí sin haberte ido."
--Jaime Sabines.


El universo siempre expandiéndose, es un cúmulo de caos, las estrellas se consumen a si mismas segundo a segundo, bandadas de asteroides atraviezan el espacio como ráfagas de balas destinadas a impactar lo que se encuentre a su paso, los planetas giran y giran hasta cambiar su órbita creando descontrol en sus sistemas solares, y las galaxias avanzan inmisericordes hacia nuevas zonas creando colisiones inimaginables para nuestro reducido concepto de destrucción. ¿Cómo explicar la irascible furia de 2 estrellas chocando entre si?

El humano podrá ser el ser más evolucionado del planeta, pese a no ser del todo cierto, si bien somos capaces de habitar en todos los rincones de la Tierra, no lo podemos hacer por nosotros mismos, si fuera cierta esta afirmación podríamos habitar lo mismo en la Antártida o en Puerto Escondido sin ropa, solamente con nuestras adaptaciones corporales de "mamífero evolucionado", y eso es una clara señal de las limitaciones de nuestros conceptos y de nuestras mentes.

El humano básicamente vive del miedo, tenía miedo de la oscuridad y descubrió el fuego, tenía miedo del frío y creo la ropa, tenía miedo de la intemperie y creo las casas, tenía miedo de los animales y se dedicó a matar a cuantos pudo, tenía miedo del hombre y sigue matando a cuantos puede, pero hay un miedo que no puede conquistar aun, y ese es el miedo a la muerte. Ha intentado crear distracciones y por puro placer adrenalínico se da a la tarea de realizar actos "temerarios" y "extremos", como saltar de un paracaídas o descender por rápidos en una canoa, cabe aclarar que todos estos actos son en ambientes controlados en los cuales su vida no está en riesgo, simplemente es la ilusión y la sensación que da el: "enfrentarse a la muerte".

Hay una sola muerte y la muerte es la ausencia de vida, el problema aquí es que en efecto, muerte sólo hay una, pero hay muchos tipos de ausencia de vida, y hay aún más causas de muerte que causas de vida. todo depende del concepto y de la visión que uno tiene sobre las cosas, pero, lamentablemente el hombre tiene una motivación más básica que la satisfacción de sus necesidades primarias, tiene un motor interno que lo lleva a alcanzar lo impensable y eso es el miedo, el miedo a la muerte y eso es lógico si tomamos en cuenta que el único animal que no sabe cuando va a morir es el homo sapiens sapiens, y la incertidumbre es lo único que no podemos tolerar, podemos morir de inanición por miedo a comer algo que "podría" estar envenenado, y justo ahí es donde nos damos cuenta de que tan patéticamente miedosos somos.

Miedo, miedo a que no haya algo "más", algo mejor, miedo a saber que podemos fallar, miedo por creer que las cosas que fueron son las cosas que serán, miedo a ser feliz, miedo al que dirán, miedo a uno mismo, miedo a uno mismo con otro, miedo a un nosotros, miedo a la verdad, miedo a la razón, miedo a la aceptación, miedo a saber que todo estará bien, miedo a la realidad, miedo al compromiso, miedo a la certeza, miedo al miedo...

Yo por mi parte, tengo miedo a una muerte anunciada, que sería mejor decir: miedo porque sé lo que sigue, miedo a la ausencia de vida, otra vez...


One Love!

jueves, 8 de enero de 2009

Are you glad to see how far you've come? You're a wizard in a blizzard, a mystical machine gun!!

Que difícil es la convivencia humana, sí ya sé, aquí va otra vez Mosco a quejarse de algo... Pues sí, pero no es mi culpa, la gente está equivocada y yo estoy bien, y eso me genera un problema, un problema constante...

Por alguna extraña razón, de un tiempo a la fecha me he dado la feliz tarea de alcoholizarme todos los domingos, no es muy distinto a hacerlo entre semana o en los días aptos para hacerlo en el fin, pero esta sana costumbre la he adquirido a raíz de que el mundo en general me parece, ahm, digamos una basura.

La gente se mata a diario en muchos países en guerras estúpidas, el sistema capitalista en recesión cíclica está cobrando intereses, especies en peligro de extinción desaparecen de la noche a la mañana, como el acitrón, sí, el acitrón, el de las roscas de reyes, resulta que el acitrón es una cactácea que está a punto de desaparecer por completo de la faz de la tierra, yo por ejemplo no lo sabía, creía que estaba hecho de azúcar y algo, o tipo ate cristalizado o que sé yo, no me imaginé que fuera una planta y menos aún que a nadie se le hubiera ocurrido conservarla para su explotación controlada cada día de reyes, yo particularmente no soy de comer dulce y en especial no soy fan de la rosca de reyes, es más, cuando inevitablemente la como, le quito el acitrón, bueno pues ya no tendré que hacerlo más pues ahora es ilegal hacer rosca de reyes con acitrón, ¿ven a que me refiero? El mundo es una porquería.

Creo que estoy equivocado, el mundo no es una porquería, el humano sí, nuestro planeta es bueno, es el único del sistema solar capaz de sustentar vida, los Thundercats vinieron a el, hay agua, el agua también es buena, ¿quién no ha disfrutado un agradable baño de lluvia?

En particular escogí los domingos para embriagarme, por que sólo unos cuantos bares se encuentran abiertos y no son frecuentados por masas "fiesteras", el domingo en general es de futbol, chelas, carnita asada o pizzas con los amigos y en la nochecita a descansar para empezar otra semana, es por eso mismo que yo me alcoholizo en domingo, me siento en la esquina más oscura del bar (pero no alejado de la barra, claro está), pido unos cuantos whiskeys, paladeo unos cuantos cigarros y me voy a casa en cuanto me corren.

Domingo, el día perfecto para un uraño antisocial...

One Love!